Violencia Sexual en el Perú Aumenta …….

Como lo indique en su Momento en una seria de Iniciativas, se debe lograr la Modificación Art 170-171-172-173-A-174-175 CP, Presentan Incoherencia en Penas, El Acto Final es Igual, Se debe hacer Precisión en Penas, No existe Coherencia, Penas Desproporcionadas.

OJO…….

1,338 casos de violencia sexual contra menores de edad fueron registrados en los Centro Emergencia Mujer (CEM) solo en setiembre del 2019. Ese mismo mes, se presentaron 518 casos de violencia sexual contra mujeres y hombres adultos menores de 60 años. En el periodo de enero a setiembre del 2019, se registró un total de 8,608 casos de violencia sexual contra menores de edad y 3,908 contra adultos.

 

 

 

¿Qué es violencia sexual?

Empecemos definiendo qué es violencia sexual o, mejor dicho, qué abarca este concepto. Según el Observatorio Nacional de la Violencia Contra las Mujeres y los Integrantes del Grupo Familiar del Ministerio de la Mujer y Poblaciones Vulnerables (MIMP), la violencia sexual comprende todas las acciones con naturaleza sexual que se cometen contra una persona sin su consentimiento o bajo coacción. Esto incluye actos que no involucran penetración o contacto físico así como todo acto que vulnera el derecho de las personas a decidir voluntariamente sobre su vida sexual o reproductiva, a través de amenazas, coerción o intimidación.

Una definición más general es la que propone la Organización Mundial de la Salud (OMS), la cual señala que la violencia sexual es todo acto sexual (o tentativa) no deseado así como los comentarios o insinuaciones sexuales no deseados. De acuerdo con la OMS, la violencia sexual también incluye las acciones para comercializar o utilizar de cualquier otro modo la sexualidad de una persona mediante coacción. Se considera violencia sexual independientemente de la relación entre víctima y victimario, y del ámbito en el que se realiza la agresión.

En ese sentido, pueden considerarse casos de violencia sexual el acoso sexual, los tocamientos indebidos, la pornografía coaccionada, las violaciones sexuales, entre otros.

 

 

 

 

 

¿Qué dice la ley?

En el capítulo XV del Código Penal Peruano, se especifican los delitos contra la libertad sexual (pueden existir agravantes que aumenten las penas privativas de libertad). Veamos cuáles son.

Violación sexual:
El artículo 170 del Código Penal establece que una persona comete este delito si con violencia (física o psicológica), grave amenaza o aprovechándose de un entorno de coacción o de cualquier otro entorno que impida a la víctima dar su libre consentimiento, la obliga a lo siguiente: 1) tener acceso carnal por vía vaginal, anal o bucal; 2) realizar cualquier otro acto similar introduciendo un objeto o parte del cuerpo por alguna de las dos primeras vías (vaginal o anal). Para este delito, la pena privativa de libertad es no menor de catorce ni mayor de veinte años.

Violación sexual de menor de edad:
El artículo 173 dispone que una persona comete este delito si realiza cualquiera de las acciones del artículo 170 con un menor de 14 años. En este caso, la pena privativa de la libertad es cadena perpetua.

Tocamientos, actos de connotación sexual o actos libidinosos sin consentimiento:
El artículo 176 establece que una persona comete este delito si, sin propósito de tener acceso carnal, realiza sobre otra actos de connotación sexual o libidinosos en sus partes íntimas o cualquier parte de su cuerpo sin su libre consentimiento. La pena para este delito es no menor de tres ni mayor a 6 años.

Tocamientos, actos de connotación sexual o actos libidinosos en agravio de menores:
El artículo 176-A estipula que incurren en este delito las personas que realizan cualquiera de las acciones señaladas en el artículo 176 contra menores de catorce años. Para ellos, la pena privativa de la libertad será no menor de nueve ni mayor de quince años.

Acoso sexual:
El artículo 176- B establece que incurre en acoso sexual aquel que de cualquier forma vigila, persigue, hostiga, asedia o busca establecer contacto o cercanía, sin el consentimiento de la víctima para llevar a cabo actos de connotación sexual. Cuando ocurre este delito, la pena de cárcel es no menor de tres ni mayor de cinco años e inhabilitación de algunos cargos, entre otros. También aplica si el acoso se da mediante el uso de tecnologías.

Cabe resaltar que este artículo recién fue añadido en setiembre del 2018 y, un año después, en setiembre del 2019 se expidió la primera sentencia de prisión efectiva por este delito.

Chantaje sexual:
El artículo 176-A estipula que se incurre en este delito cuando una persona amenaza o intimida a otra, por cualquier medio (físico o virtual), para obtener de ella una conducta o acto de connotación sexual. La pena para este delito es pena privativa de la libertad no menor de dos años ni mayor de cuatro años e inhabilitación. En caso se amenace a la víctima con la difusión de imágenes, materiales audiovisuales o audios con contenido sexual en los que esta aparece o participa; la pena privativa de la libertad será no menor de tres ni mayor de cinco años e inhabilitación.

Este artículo también fue añadido en setiembre del 2018 y se expidió la primera condena en diciembre del mismo año.

 

 

 

 

Ahora, veamos las cifras desagregadas según departamento. Hasta setiembre del 2019, los departamentos que tuvieron más casos de violación sexual en niñas, niños y adolescentes fueron Lima (891 casos), Arequipa (283), Junín (248), La Libertad (223) y Cusco (186). En el caso de violación sexual en personas adultas, en el mismo periodo de tiempo, los cinco departamentos con mayor número de casos fueron Lima (666 casos), Arequipa (140), La Libertad (111), Junín (100) y Cusco (98). Los departamentos con mayor incidencia de casos de violación sexual se repiten en ambos grupos etarios.

Es importante resaltar que no podemos saber con certeza hasta qué punto el aumento en el número de casos de violencia sexual denunciados en los CEM puede explicarse por el aumento de estos servicios públicos, por una mayor cultura de denuncia o porque la violencia sexual en general ha aumentado en este periodo.

En ese sentido, de acuerdo con la Encuesta Nacional sobre Relaciones Sociales del INEI, realizada en el 2015, el 24.5% de las mujeres de 18 años a más víctimas de maltrato físico, agresión verbal o sexual, no buscó ayuda en ninguna institución. En otras palabras, no hizo denuncia alguna. De este grupo de mujeres, el 24.4% no buscó ayuda por vergüenza y temor. Otro 21.6% de este mismo grupo reportó que no sabía dónde denunciar, los servicios de ayuda le quedaban muy lejos o no confiaba en las instituciones

 

¿Qué tan comunes son estos delitos?

Como mencionamos anteriormente, las primeras condenas a prisión efectiva por los delitos de chantaje y acoso sexual se han realizado recientemente. Sin embargo, en el caso de los delitos de 1) violación sexual y 2) tocamientos, actos de connotación sexual o actos libidinosos sin consentimiento (antes “actos contra el pudor”), el número de condenas a prisión es bastante elevado.

En el informe estadístico de setiembre del 2019 del Instituto Nacional Penitenciario, las violaciones sexuales y los actos contra el pudor se encuentran entre los delitos específicos más comunes del Perú.

El 9.8% de la población penitenciaria está presa por violación sexual a menores y es la segunda causa de encarcelamiento más común después del robo agravado. Asimismo, el 4.4% de los reos se encuentra preso por violación sexual, el 2.8% por actos contra pudor contra menores de 14 años y el 1.6% por actos contra el pudor.

Desde setiembre del 2012 a setiembre del 2019, además, la población penal por delitos relacionados a violencia sexual, en su mayoría, ha aumentado.

 

Deja un comentario